Cómo elegir el mejor método de valoración de acciones

Como elegir el mejor metodo de valoracion de acciones

Cómo elegir el mejor método de valoración de acciones

Al decidir qué método de valoración utilizar para valorar una acción por primera vez, es fácil sentirse abrumado por el número de técnicas de valoración disponibles para los inversores. Hay métodos de valoración que son bastante sencillos, mientras que otros son más complicados y complejos.

Lamentablemente, no hay un método que se adapte mejor a cada situación. Cada acción es diferente, y cada industria o sector tiene características únicas que pueden requerir múltiples métodos de valoración. En este artículo, exploraremos los métodos de valoración más comunes y cuándo utilizarlos.

Consejos Clave del método de valoración de acciones

  • Hay varios métodos para valorar una empresa o sus acciones, cada uno con sus propias fortalezas y debilidades.
  • Algunos modelos tratan de determinar el valor intrínseco de una empresa basándose en sus propios estados financieros y proyectos, mientras que otros buscan la valoración relativa frente a sus pares.
  • Para las empresas que pagan dividendos, un modelo de descuento como el modelo de crecimiento de Gordon suele ser sencillo y bastante fiable, pero muchas empresas no pagan dividendos.
  • A menudo, se puede emplear un enfoque múltiple para hacer evaluaciones comparativas del valor de una empresa en el mercado frente a sus competidores o a un mercado más amplio.
  • Al elegir un método de valoración, asegúrese de que es apropiado para la empresa que está analizando, y si más de uno es adecuado utilice ambos para llegar a una mejor estimación.

Dos tipos de modelos de valoración

Los métodos de valoración se suelen clasificar en dos categorías principales: valoración absoluta y valoración relativa.

Valoración absoluta

Los modelos de valoración absoluta intentan encontrar el valor intrínseco o “verdadero” de una inversión basándose únicamente en los fundamentos. Mirar los fundamentos simplemente significa que sólo se centraría en cosas como los dividendos, el flujo de caja y la tasa de crecimiento de una sola compañía, y no se preocuparía por ninguna otra compañía. Los modelos de valoración que entran en esta categoría incluyen el modelo de descuento de dividendos, el modelo de flujo de caja descontado, el modelo de ingresos residuales y el modelo basado en activos.

Valoración relativa

En cambio, los modelos de valoración relativa funcionan comparando la empresa en cuestión con otras empresas similares. Estos métodos implican el cálculo de múltiplos y ratios, como la relación precio-beneficio (P/E), y su comparación con los múltiplos de empresas similares. Por ejemplo, si la relación precio-beneficio de una empresa es inferior a la relación precio-beneficio de una empresa comparable, la empresa original podría considerarse infravalorada. Por lo general, el modelo de valoración relativa es mucho más fácil y rápido de calcular que el modelo de valoración absoluta, razón por la cual muchos inversores y analistas comienzan su análisis con este modelo.

Echemos un vistazo a algunos de los métodos de valoración más populares de que disponen los inversores y veamos cuándo es apropiado utilizar cada modelo.

Modelo de Descuento de Dividendos (DDM)

El modelo de descuento de dividendos (DDM) es uno de los más básicos de los modelos de valoración absoluta. El modelo de descuento de dividendos calcula el “verdadero” valor de una empresa basándose en los dividendos que la empresa paga a sus accionistas. La justificación para utilizar los dividendos para valorar una empresa es que los dividendos representan los flujos de efectivo reales que van al accionista, por lo que la valoración del valor actual de esos flujos de efectivo debería dar un valor por el que deberían valer las acciones.

El primer paso es determinar si la empresa paga un dividendo.

El segundo paso es determinar si el dividendo es estable y predecible, ya que no basta con que la empresa pague un dividendo. Las compañías que pagan dividendos estables y predecibles son típicamente compañías maduras de primera línea en industrias bien desarrolladas. Este tipo de empresas suelen ser las más adecuadas para el modelo de valoración DDM. Por ejemplo, examine los dividendos y las ganancias de la empresa XYZ a continuación y determine si el modelo de DDM sería apropiado para la empresa:

2015 2016 2017 2018 2019 2020
Dividends Per Share $0.50 $0.53 $0.55 $0.58 $0.61 $0.64
Earnings Per Share $4.00 $4.20 $4.41 $4.63 $4.86 $5.11

En el ejemplo anterior, las ganancias por acción (EPS) están creciendo constantemente a una tasa promedio del 5%, y los dividendos también están creciendo a la misma tasa. El dividendo de la empresa es coherente con la tendencia de sus beneficios, lo que debería facilitar la predicción de los dividendos para períodos futuros. Además, debe comprobar el ratio de pago para asegurarse de que el ratio es consistente. En este caso, el ratio es de 0,125 para los seis años, lo que hace que esta empresa sea un candidato ideal para el modelo de descuento de dividendos.

El Modelo de Crecimiento de Gordon (GGM) se utiliza ampliamente para determinar el valor intrínseco de una acción en base a una serie futura de dividendos que crecen a un ritmo constante. Es una variante popular y sencilla del modo de descuento de dividendos (DDM).

Modelo de flujo de caja descontado (DCF)

¿Qué pasa si la compañía no paga un dividendo o su patrón de dividendos es irregular? En este caso, pasa a comprobar si la empresa cumple los criterios para utilizar el modelo de flujo de caja descontado (DCF). En lugar de mirar los dividendos, el modelo DCF utiliza los flujos de caja futuros descontados de una empresa para valorar el negocio. La gran ventaja de este enfoque es que puede utilizarse con una amplia variedad de empresas que no pagan dividendos, e incluso con empresas que sí los pagan, como la empresa XYZ en el ejemplo anterior.

El modelo DCF tiene varias variaciones, pero la forma más utilizada es el modelo DCF de dos etapas. En esta variación, las corrientes de efectivo libre se prevén generalmente para un período de cinco a diez años, y luego se calcula un valor terminal para tener en cuenta todas las corrientes de efectivo más allá del período previsto. El primer requisito para utilizar este modelo es que la empresa tenga flujos de efectivo libres positivos y previsibles. Basándose únicamente en este requisito, se encontrará que muchas empresas pequeñas de alto crecimiento y empresas no maduras quedarán excluidas debido a los grandes gastos de capital que estas empresas suelen realizar.

Por ejemplo, echemos un vistazo a las corrientes de efectivo de la siguiente empresa:

2015 2016 2017 2018 2019 2020
Operating Cash Flow 438 789 1462 890 2565 510
Capital Expenditures 785 995 1132 1256 2235 1546
Free Cash Flow -347 -206 330 -366 330 -1036

En esta instantánea, la empresa ha producido un creciente flujo de efectivo operativo positivo, lo cual es bueno. Sin embargo, se puede ver por las grandes cantidades de gastos de capital que la empresa sigue invirtiendo gran parte de su efectivo en el negocio para crecer. Como resultado, la empresa tiene un flujo de efectivo libre negativo durante cuatro de los seis años, lo que hace extremadamente difícil o casi imposible predecir los flujos de efectivo para los próximos cinco a diez años.

Para utilizar el modelo DCF de la manera más eficaz, la empresa objetivo debe tener en general flujos de efectivo libre estables, positivos y previsibles. Las empresas que tienen los flujos de efectivo ideales adecuados para el modelo FCD suelen ser empresas maduras que han superado las etapas de crecimiento.

El Modelo de Comparables

El último modelo es una especie de modelo general que se puede utilizar si no se puede valorar la empresa utilizando cualquiera de los otros modelos, o si simplemente no se quiere pasar el tiempo haciendo cálculos. Este modelo no intenta encontrar un valor intrínseco para la acción como los dos modelos de valoración anteriores. En cambio, compara los múltiplos de precio de las acciones con un punto de referencia para determinar si las acciones están relativamente infravaloradas o sobrevaloradas. El fundamento de esto se basa en la Ley de un solo precio, que establece que dos activos similares deben venderse a precios similares. La naturaleza intuitiva de este modelo es una de las razones por las que es tan popular.

La razón por la que el modelo de comparables puede utilizarse en casi todas las circunstancias se debe al gran número de múltiplos que pueden utilizarse, como el precio a las ganancias (P/E), el precio a los libros (P/B), el precio a las ventas (P/S), el precio al flujo de caja (P/CF), y muchos otros. De estas relaciones, la relación P/E es la más utilizada porque se centra en las ganancias de la empresa, que es uno de los principales impulsores del valor de una inversión.

¿Cuándo se puede usar el múltiplo P/E para una comparación? Normalmente se puede utilizar si la empresa cotiza en bolsa, ya que se necesita tanto el precio de las acciones como las ganancias de la empresa. En segundo lugar, la empresa debería generar ganancias positivas porque una comparación que utilice un múltiplo negativo de P/E no tendría sentido. Por último, la calidad de las ganancias debe ser fuerte. Es decir, las ganancias no deben ser demasiado volátiles, y las prácticas contables utilizadas por la gerencia no deben distorsionar drásticamente las ganancias reportadas.

Estos son sólo algunos de los principales criterios que los inversores deben tener en cuenta al elegir qué proporción o múltiplos utilizar. Si no se puede utilizar el múltiplo de P/E, se debe elegir una relación diferente, como los múltiplos de precio-ventas o de precio-flujo de efectivo.

Conclusión final

No hay un modelo de valoración único que se ajuste a todas las situaciones, pero conociendo las características de la empresa, se puede seleccionar el modelo de valoración que mejor se adapte a la situación. Además, los inversores no se limitan a utilizar un solo modelo. A menudo, los inversores realizarán varias valoraciones para crear un rango de posibles valores o promediar todas las valoraciones en una sola. En el análisis de acciones, a veces no se trata de la herramienta adecuada para el trabajo, sino más bien de cuántas herramientas se emplean para obtener diferentes percepciones de los números.


Instrumentos y Métodos de Análisis Funtamentales

Sigue aprendiendo más sobre los Instrumentos y Métodos de Análisis Funtamentales

  1. Cómo elegir el mejor método de valoración de acciones
  2. Inversión Bottom-Up (Inversión de abajo hacia arriba)
  3. Análisis de Ratios: Definición
  4. Qué significa el valor contable para los inversores
  5. Valor de liquidación
  6. Capitalización del mercado o Capitalización Bursátil
  7. Flujo de Efectivo Descontado (DCF)
  8. Valor Empresarial – EV
  9. Cómo utilizar el valor empresarial para comparar empresas
  10. Cómo analizar los márgenes de beneficio de las empresas
  11. Retorno de la Inversión – ROE (Return on Equity)
  12. Descifrando el análisis de DuPont