La importancia de la psicología del trading

La importancia de la psicología del trading

La importancia de la psicología del trading

Para operar con éxito en los mercados financieros se necesitan muchas habilidades. Entre ellas, la capacidad de evaluar los fundamentos de una empresa y de determinar la dirección de la tendencia de una acción. Pero ninguna de estas habilidades técnicas es tan importante como la mentalidad del operador.

Contener la emoción, pensar con rapidez y ejercer la disciplina son componentes de lo que podríamos llamar la psicología del trading.

Hay dos emociones principales que hay que entender y mantener bajo control: el miedo y la codicia.

Conceptos Clave

  • El sentimiento general de los inversores a menudo impulsa el rendimiento del mercado en direcciones que están en desacuerdo con los fundamentos.
  • El inversor de éxito controla el miedo y la codicia, las dos emociones humanas que impulsan ese sentimiento.
  • Entender esto puede darle la disciplina y la objetividad necesarias para aprovechar las emociones de los demás.

Decisiones rápidas

Los operadores suelen tener que pensar con rapidez y tomar decisiones rápidas, entrando y saliendo de las acciones en poco tiempo. Para lograrlo, necesitan una cierta presencia de ánimo. También necesitan la disciplina necesaria para seguir sus propios planes de negociación y saber cuándo registrar las ganancias y las pérdidas. Las emociones no pueden interponerse en su camino.

Entender el miedo

Cuando los operadores reciben malas noticias sobre un determinado valor o sobre la economía en general, es natural que se asusten. Es posible que reaccionen de forma exagerada y se sientan obligados a liquidar sus participaciones y guardar el dinero en efectivo, absteniéndose de asumir más riesgos. Si lo hacen, pueden evitar ciertas pérdidas, pero también pueden perder algunas ganancias.

Los operadores deben entender qué es el miedo: una reacción natural ante una amenaza percibida. En este caso, es una amenaza para su potencial de beneficios.

Cuantificar el miedo puede ayudar. Los operadores deben considerar qué es lo que temen y por qué lo temen. Pero esa reflexión debe producirse antes de la mala noticia, no en medio de ella.

Importante: El miedo y la codicia son las dos emociones viscerales que hay que controlar.

Si lo piensan con antelación, los operadores sabrán cómo perciben los acontecimientos instintivamente y reaccionan ante ellos, y podrán dejar atrás la respuesta emocional. Por supuesto, esto no es fácil, pero es necesario para la salud de la cartera de un inversor, por no hablar del inversor.

Superar la codicia

Hay un viejo refrán en Wall Street que dice que “los cerdos se sacrifican”. Esto se refiere al hábito que tienen los inversores codiciosos de aferrarse a una posición ganadora durante demasiado tiempo para conseguir hasta el último tick de subida en el precio. Tarde o temprano, la tendencia se invierte y los codiciosos son atrapados.

La codicia no es fácil de superar. A menudo se basa en el instinto de hacerlo mejor, de conseguir un poco más. Un operador debe aprender a reconocer este instinto y desarrollar un plan de negociación basado en el pensamiento racional, no en los caprichos o los instintos.

Establecer reglas

Un operador debe crear reglas y seguirlas cuando llegue la crisis psicológica. Establezca pautas basadas en su tolerancia al riesgo y a la recompensa para saber cuándo entrar en una operación y cuándo salir de ella. Establezca un objetivo de beneficios y ponga un stop loss para eliminar la emoción del proceso.

Además, puede decidir qué acontecimientos concretos, como una publicación de beneficios positiva o negativa, deben desencadenar la decisión de comprar o vender una acción.

Es aconsejable establecer límites sobre la cantidad máxima que está dispuesto a ganar o perder en un día. Si alcanza el objetivo de beneficios, tome el dinero y corra. Si las pérdidas alcanzan una cifra predeterminada, pliega la tienda y vuelve a casa.

En cualquier caso, vivirá para operar otro día.

Realización de investigaciones y revisiones

Los operadores deben convertirse en expertos en los valores y sectores que les interesan. Manténgase al tanto de las noticias, instrúyase y, si es posible, asista a seminarios de negociación y a conferencias.

Dedique todo el tiempo posible al proceso de investigación. Eso significa estudiar los gráficos, hablar con los directivos, leer las revistas especializadas y realizar otros trabajos de fondo, como el análisis macroeconómico o el análisis del sector.

El conocimiento también puede ayudar a superar el miedo.

Sea flexible

Es importante que los operadores se mantengan flexibles y consideren experimentar de vez en cuando. Por ejemplo, puede considerar el uso de opciones para mitigar el riesgo. Una de las mejores maneras en que un operador puede aprender es experimentando (dentro de lo razonable). La experiencia también puede ayudar a reducir las influencias emocionales.

Por último, los operadores deberían evaluar periódicamente sus propios resultados. Además de revisar sus rendimientos y posiciones individuales, los operadores deben reflexionar sobre cómo se han preparado para una sesión de negociación, cómo están de actualizados en los mercados y cómo están progresando en términos de educación continua. Esta evaluación periódica puede ayudar a un operador a corregir errores, cambiar los malos hábitos y mejorar la rentabilidad general.


Estrategias de Trading Intradía

Sigue aprendiendo más sobre Estrategias de Trading Intradía.